47 años después: los Bucks son finalistas.

Se definió la Conferencia Este, los Bucks se consagraron campeones de la misma y se enfrentarán a los Suns por la final de la temporada NBA 2021.

En el sexto juego, los Bucks se enfrentaron ante los Hawks y se llevaron la victoria en Atlanta.
El partido estuvo desprovisto de sus principales estrellas, Giannis Antetokounmpo y Trae Young, debido a las lesiones.
Aunque Trae Young jugó algunos minutos, no lo hizo a un gran nivel. El equipo de Atlanta recurrió con él a su última carta, para intentar conseguir la victoria y poder así disputar un séptimo juego. Pero la estrategia no salió bien y el estado del jugador se notó.
Antetokounmpo, uno de los principales responsables de que su equipo haya llegado a las finales, no tuvo otra opción que mirarlo desde el banco, esperando recuperarse de la lesión de rodilla que sufrió en el cuarto partido de la serie.

El quinto partido había dejado una buena imagen de los Bucks a pesar de no contar con Giannis, destacó el juego en equipo.
En este partido esto otra vez se volvió a demostrar.
Este sexto juego estuvo marcado por imprecisiones, mas que nada en los primeros cuartos, ambos equipos erraron mucho en los tiros.
La presión se sintió en la cancha, ninguno de los dos equipos se sentía cómodo, ambos querían ganar y las cosas no estaban saliendo como esperaban.
Pero a medida que el partido avanzaba los Bucks comenzaron a imponerse, forzando errores en sus rivales y apostando a los robos.
Middleton fue uno de los grandes responsables de volver a poner en cauce a su equipo, convirtió 32 puntos y dió 7 asistencias.
Sus compañeros, principalmente Lopez, Connaughton y Holiday lo acompañaron, con 13 puntos los 2 primeros y 27 el último.
Los Hawks, muy dependientes de Trae Young no pudieron reaccionar.


El partido finalizó 118 a 107 y con este resultado los Milwaukee Bucks se consagraron campeones de la Conferencia Este. Victoria que queda para la historia, ya que desde 1974 el equipo no llegaba a esta instancia.
La emoción se hizo notar, al llegar a su ciudad los jugadores tuvieron un gran recibimiento por parte de sus aficionados.
Ahora se preparan mental y físicamente para el primer partido de la final.
¿Contarán con Antetokounmpo? Está por verse, pero de no ser así sería uno de sus puntos débiles.
Los Suns de Chris Paul también están decididos a hacer historia, disputando la tercera final de su historia y en búsqueda de ganar su primer anillo.
Los Bucks buscan su segundo título, y volver a ganar un anillo, el último y único fue en 1971.
Antetokounmpo, salvando la diferencia de edad, busca al igual que Chris Paul llevar a su equipo a la victoria y ganar su primer anillo a nivel personal.
Un cruce que nunca se había dado en las finales, un cruce inesperado.

Seguro si nos lo hubieran dicho a principio de la temporada nos hubiese parecido loco lo que esta semana se vuelve realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *