Se lo que hiciste el metro pasado

Ya alcanzamos la sexta fecha en este metro 2021 y siendo este un torneo tan corto se superó la mitad de la fase regular, por lo que es momento para analizar que salto de calidad dieron algunos jóvenes respecto al torneo anterior de segunda, aprovechando la experiencia que tuvieron durante la LUB 2021.

Sebastian Ottonello:

Único caso de un jugador en esta serie de análisis que no es sub23 y tampoco lo fue la temporada pasada. El oriundo de 25 de agosto viene de tener su primera liga como ficha en Defensor Sporting y en este metro se desempeña como ficha innominada en Miramar. Sin dudas estamos ante un caso donde la evolución ofensiva ha sido constante desde su aparición como un jugador netamente defensivo ha ido sumando armas en ataque, pero este torneo el salto ha sido más que importante pasando a ocupar un rol principal por ser innominada pero también por volumen de tiros que le permiten ser claramente el foco ofensivo de los monos:

Como primer dato podemos ver que prácticamente duplica sus puntos anotados, esto se da producto más que nada al crecimiento en cuanto a porcentaje de dobles, donde con 58,4% supera por ejemplo a Riauka, Tintorelli, Alessio, Chervo o Pennachiotti si nos centramos en internos que toman un gran volumen de tiros de dos, además aumentó considerablemente sus intentos desde la línea donde triplicó la cifra que se ubica en 5,4 por juego, mejorando aún el muy buen 80% de su campaña anterior en Unión Atlética. En triples si bien intenta poca cantidad está encestando un 50% luego de no anotar ninguno el metro anterior. Por ultimo vemos como está asumiendo la generación de juego teniendo 3 asistencias por juego e igual número de perdidas, si bien no hablamos de números que demuestren una suficiencia en este sentido sin dudas es valorable las repeticiones ante defensas que se cierran y lo obligan a crear juego. Aunque los resultados colectivos todavía no se han dado es un torneo más que positivo para el interno buscará seguir creciendo está liga uruguaya que se viene en la que defenderá a Urupan.

 

Santiago Fernández:

Pasando a Danubio encontramos a Tati Fernandez que repite técnico y equipo de la campaña anterior, pero claramente ha cambiado su rol dentro del colectivo luego de una campaña donde pudo ser parte de la rotación en Trouville. El año pasado llegó como ficha U21 y prácticamente no pudo ejercer de base en ataque ya que siempre compartía la cancha con jugadores que absorbían más la generación (caso Hernan Alvarez, Alex Lopez o el mismo Nicoleti).

Este año vemos que claramente aumenta su número de asistencias y el ratio con las pérdidas también mejora de 1,4 a 2,4. Ya en la formación inicial ejerce como base armador y juega con perimetrales que son más terminales, por lo que recae la responsabilidad en él. También es un aspecto a destacar la mejora en su tiro de tres puntos, ya que con un 30,6% es un jugador del cual se puede ayudar sin mayores problemas pero este año situándose en 38,7% con un volumen nada despreciable de 4,4 intentos sin dudas hace pagar a las defensas, por ultimo vemos que los tiros de dos aumentan considerablemente su volumen pero el porcentaje bajó tremendamente, por lo que un aspecto a encontrar en el futuro es una mejor selección de tiro, dado que capacidad para anotar no le falta, al menos a este nivel. Previo a una liga uruguaya donde Trouville tiene mucha competencia por los minutos en la posición de base sin dudas el jugador se está valorizando para poder tener una buena campaña con Signorelli.

Agustín Da Costa:

En el puntero se encuentra jugando Agustín Da Costa, un caso de desarrollo muy extraño es el que está teniendo este jugador, luego de un metro 2020 en Colón y una liga en Defensor Sporting donde no pudo encontrar el tiro de tres puntos (con 21,9% y 26,2% respectivamente) el jugador duplicó sus intentos y está anotando un 33,3% de sus tiros desde más allá de 6,75. En una primera medida estamos hablando de un progreso claro y un beneficio para su juego, pero mirando más profundo quizás no es tan así:

Comparando la selección de tiro vemos que prácticamente cambió dobles por triples ya que los intentos globales de cancha se mantienen constantes (11,9 en 2020 y 11,8 en 2021), pero promedia un punto menos anotado. Esto se explica dado que si bien el porcentaje de dobles bajó, más aún lo hicieron sus intentos de libre que cayeron fuertemente. Es que si un jugador con sus características físicas que no abundan en nuestro medio para jugadores nacionales ataca consistentemente el aro es una garantía que intentará una alta cantidad desde la línea, en otro sentido que la cantidad de triples que toma puede perjudicar su juego es en el rebote ofensivo que cae también y se reduce a menos de un tercio. Por lo que la mejora en el tiro de tres puntos y en la línea son excelentes noticias pero deberá canalizarlas dentro de los atributos y herramientas que ya tenía que en mi opinión deben seguir siendo las centrales para ser más eficientes en ataque.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *