Robert Carmona: “Hay Carmona para rato”

Carmona vivió años muy duros de una infancia que iba a preparar su temple. Lleva casi seis décadas jugando al fútbol, algo sumamente difícil de superar y sigue extendiendo su carrera.

FOTO: Fútbol Uy

Con 59 años de edad, Robert Carmona podría haberse retirado como jugador, pero no, el futbolista en actividad más longevo del mundo sigue extendiendo su carrera. En una carrera de más de 40 clubes, que va desde el fútbol local hasta Estados Unidos y el viejo continente. Carmona siempre supo que su vida estaría rodeada de fútbol y aseguró que “nunca pasó por mi mente otra profesión, en el estudio no fui bueno”.

Es poseedor del Récord Guinness del futbolista más veterano del mundo, récord que desde el 2014 renueva cada año. Actualmente entrena en su ciudad natal, Montevideo, y donde también participará en el campeonato de la recién creada divisional D de la Asociación Uruguaya de Fútbol con el Club Social y Deportivo Hacele un gol a la vida.

Su trayectoria no se detiene ahí, Carmona cuenta que “cuando gano el primer guinness a mí me pareció que no era bueno que quedara ese gran logro para Uruguay y para el mundo en un cajón o en un mero retrato, entonces se nos ocurre fundar la asociación civil Hacele un gol a la vida”, desde el 2010 recorre con esta asociación el interior del país divulgando valores, contando su experiencia personal, fomentando el deporte, la vida sana y ayudando a las personas más carenciadas.

Carmona ha enfrentado situaciones muy difíciles a lo largo de su vida, pero que no le han quitado ese espíritu triunfador. Se considera una persona con un carácter muy frontal, respetuoso y un agradecido con la vida. Y se siente como un joven de 20 años jugando y disfrutando a pleno su carrera futbolística.

Su gran pasión por el fútbol lo mantiene lejos de la ciudad de Young, al menos por unos cuantos días a la semana, allí reside su familia. En unas de sus visitas a la ciudad, nos recibió en su hogar que formaron junto a la Pediatra Edivia Rodriguez y sus dos hijos, Agustina y Santiago.

Sus primeros pasos en el fútbol, con ello una infancia difícil

– ¿Dónde fueron tus primeros pasos en el fútbol?

“Yo me inicie en el fútbol como todo niño, a temprana edad. Uruguay es muy conocido en el mundo por el gran trabajo que se hace a nivel de niños.

“A los 5 años yo ya estaba pateando la pelota, era mi regalo que le pedía a los reyes, una pelota. Comencé jugando al baby fútbol en Montevideo, en Unidad Buceo, el mejor equipo que tuve en esa época fue Estrella del Norte, ahí salí goleador.”

“A los 9 años tuve un golpe muy duro, el primer gol en contra lo llamo yo, fue la muerte de mi papá, ahí perdí un poco el respaldo, el guía que me impulsaba para esa profesión. Y nos fuimos para Pan de azúcar y ahí seguí jugando en el baby fútbol hasta los 13 años, ahí pasé por la selección de baby fútbol de Maldonado, Peñarol, Nacional y Colombes. Cuando tenía 14 años nos mudamos a Las Piedras en Canelones con mi mamá y mis hermanos y debuté en primera división jugando en la Liga Regional del sur en al año 1976 y me gané mis primeras monedas, jugaba en La Reserva y en la primera del Club Doctor Pouey, mis primeros clubes a nivel económico. En 1978 vuelvo a Pan de azúcar para jugar en el club Pan de azúcar, y hasta 1983 jugué en la selección juvenil de Maldonado. Ese mismo año me traen a Montevideo y juego en La Luz, Alto Perú y Colón, ahí me vinieron a ver unas personas de Estados Unidos y me ofrecieron si quería irme a EE.UU, no terminaron de decir si quería ir a jugar que ya estaba vendiendo cosas.”

– ¿Alguna vez quisiste llegar a ser otra cosa?

“No sé si soy bueno para el fútbol, pero fue lo que siempre quise.”

“Cuando mi papá muere, él murió joven a los 35 años de edad, me pide dos cosas, que sea futbolista y cuide a mi mamá y cumplí con las dos, con el fútbol se me fue la mano hasta ahora sigo [ríe], si habré cumplido. A mi mama gracias a dios la cuide hasta hace 2 años y medio que falleció.”

“Nunca pasó por mi mente otra profesión, en el estudio no fui bueno, no tuve quien me aconsejara, si bien me arrepiento de no haber estudiado, pero si no hubiera sido futbolista no se.”

– ¿Qué me podés contar de tu infancia y tus padres?

“De mi papá te puedo contar poco porque lamentablemente lo perdí a los 9 años como te dije. De mi infancia te puedo decir que viví una infancia muy muy triste en ese sentido, pero después lo pude llevar todo adelante a raíz de la pelota, de lo bien que jugaba, toda la gente que me elegía para los cuadros de baby fútbol, para las competencias interescolares, se me citaba para todos lados. En el área infantil la viví muy linda porque siempre estaba con mis amigos y jugando al fútbol, me escapaba de la escuela, y los pocos años que hice de secundaria no iba, me iba a jugar al fútbol.”

“Yo necesitaba ayudar a mi mamá y a mi hermana que era más chica. Y era muy codiciado por el buen manejo de balón, en el dominio, soy muy bueno todavía en eso, entonces salía a las calles y lo hacía allí, principalmente en las avenidas de Montevideo y me pagaban, y así me ganaba el dinero. Una infancia muy feliz jugando prácticamente siempre al fútbol y con la tristeza de haber perdido a mi papá.”

– ¿Cómo transcurre ese periodo de tu vida a partir de la pérdida de tu papá, teniendo en cuenta que tu mamá tuvo que hacer frente a un momento difícil?

“Nosotros vivíamos en Carrasco y teníamos estación de servicio y taxímetros, y la muerte de mi papá fue repentina y quedamos sin nada, en la época de antes era todo a base de palabras, no había papeles, comprábamos a medias, a nosotros nos salió mal y quedamos sin nada.”

“Mamá tuvo que hacer frente a todo, era modista y mi hermano mayor entró en la marina para poder ayudar, después se casó y se fue de la casa, quedamos con mi mamá y mi hermana más chica. La pasamos muy mal, yo pasé hambre, había días que me acostaba solo con mate y torta frita o pan con manteca, comíamos salteado, se nos llovía la casa y hacíamos las necesidades en una lata, en ese sentido la infancia nuestra fue muy mala, hasta los 14 años que yo empecé a generar dinero, pero estoy muy contento porque el fútbol me ha dado todo eso.”

– ¿Extrañas algo de tu niñez?

“Yo me siento como un niño, como un chiquilín de 20 años, estoy continuamente activo y siempre positivo, si no estoy entrenando estoy dominando la pelota. No ando jugando al fútbol con amigos, no voy a baile, eventos, no soy esa clase de persona, salgo con mi familia y cuando no estoy trabajando, estoy dando alguna entrevista. Soy super feliz en esto, si volviera a nacer haría absolutamente lo mismo, o sea que de mi niñez no extraño nada porque me siento como un niño.”

– ¿Cuál es el recuerdo de tu infancia que tienes más vivo?

Si es un recuerdo triste tengo el de mi papá porque eso te queda para toda la vida, pero los recuerdos más lindos fueron cuando jugamos la final en la selección juvenil de baby fútbol, cuando comenzaron a pagarme por jugar. Recuerdo los días de reyes, las reuniones familiares en navidad, pero si me marcas uno lo tengo que acomodar a la pelota, me escapaba de la escuela para ir a jugar al fútbol, está todo relacionado a ello, vivo y respiro fútbol, no lo miro mucho, miro algunos partidos, o cuando juega Messi. No voy a las canchas porque a veces alguien te insulta, no soy un hincha del fútbol, no soy fanático, de gritar y esas cosas, lo vivo de esa manera, lo vivo como mi trabajo no hablo, no opino pero estoy todo el día relacionado al futbol.”

Sus métodos de entrenamiento y las claves de su alimentación

– ¿Cuántas veces a la semana entrenas?

“Mira estoy esperando a que vos te vayas [se ríe] para cambiarme y salir a entrenar, entreno todos los días. Hay días que no puedo por alguna razón por ejemplo anoche, llegue de Montevideo y no entrene porque no me daba el horario, pero me puse las pesas acá en el living y hago brazos, espalda, pierna, no hay un día que no entrene, mis hijos dicen que estoy loco y debo de estar. Suelo correr 10km, todos los días hago una rutina que ya la tengo de memoria.”

– Sin dudas que a tus entrenamientos le sumas una alimentación sana

“Trato de comer lo más sano posible, incluso tenemos algunas discrepancias en la casa porque yo le disparo a la sal y mi señora dice que un poquito de sal es bueno”. “Tomo agua, no como frituras, no le pongo azúcar a la cocoa, por ejemplo, tomo leche descremada, no tomo bebidas gaseosas, no como postres, bien aburrido para muchos, para mí una maravilla.”

“Cuando voy a un restaurante, me miran en la mesa como para matarme, porque pido que no tengas ciertas cosas. Alcohol no tomo y nunca probé, no fumo tampoco. Paso las navidades según los demás bien amargado, pero yo soy feliz con un juguito de naranja o agua.”

Su visión sobre cómo ha evolucionado el fútbol y experiencias vividas

– El fútbol ha cambiado mucho, ¿te cuesta aceptar las nuevas costumbres de los jóvenes?

“Si, y soy de imponer cosas. Cómo soy tan grande, casi todos los que están entrenando y a mi lado son más jóvenes. Hoy se retiran a temprana edad y antes de hacerlo empiezan hacer los cursos de entrenador, entonces he tenido entrenadores que tienen entre 25 y 28 años, por lo tanto, no es compatible, no estoy de acuerdo con los nuevos entrenamientos que hacen, cambió todo, no digo que lo de antes sea mejor, pero ha cambiado mucho. Antes hacíamos los trabajos de fuerza en la arena, hoy en día no, se hace menos fuerza, más repeticiones y más velocidad, yo no estoy de acuerdo con esos trabajos y siempre se me permite entrenar distinto. Cuando se hace poco trabajo de fuerza yo pido que me dejen hacer más porque mi cuerpo pide eso, y tengo que hacer resistencia para rendir corriendo los 90 minutos.”

“Reconozco que ha cambiado todo, seguramente para mejor pero ahí discrepamos y me pongo un poco viejo mañoso, pero se me acepta, se me escucha y me preguntan cosas, fíjate que tengo 6 generaciones fútbol porque empecé de niño, entonces han pasado distintos procesos de fútbol, distintas pelotas, zapatos, canchas, la indumentaria también, pero me adapto.”

“Cuando entran al vestuario con música y no me aceptan que se apague, me voy para otro rincón o salgo para fuera y cuando se va el de la música, entro y me cambio. En el momento que hacemos el calentamiento yo lo hago prácticamente aparte, porque ellos van a un ritmo y yo a otro, pero me tratan muy bien, se me respeta mucho y se me cuida.”

– Hoy es más usual ver a los futbolistas que llegan a sus entrenamientos en autos de últimos modelos, ¿eso era impensable un tiempo atrás no?

Claro antes no teníamos, íbamos caminando, al menos en Uruguay, en el exterior si hay, yo estuve 3 años en Europa jugando hasta el 2019 y es así, en EE.UU también. En Uruguay no, yo me crié en un sistema que no había nada, no teníamos agua, íbamos caminando, en bicicleta o hacíamos dedo, ha cambiado todo, los vestuarios eran chicos y fríos, no teníamos zapato, ni pelota, era un par de zapatos para cada uno, ahora tienen 10, ha cambiado todo, pero para bien y eso es bueno, hay que reconocerlo.

– Debes de tener miles de anécdotas, contáme alguna que se te venga a la mente ahora

“Compartí 6 meses con Maradona en Argentina, entonces llegó el momento de jugar al fútbol, todos querían jugar con él y yo dije, no, yo soy muy inteligente, yo voy a jugar contra él, ¿por qué contra él? porque cuando lo enfrente, las cámaras me van a enfocar a mí. Estábamos en pleno partido, él tenía la pelota y hacía juegos, y digo, si yo soy bueno algo tengo que hacer, me dan la pelota hago un amague, paso el pie por arriba de la pelota, pongo el taco por atrás, le hago un enganche, pensando todo esto en mi mente, cuando viene la pelota hago eso, pero tenía tantos nervios que me temblaban las piernas, pise la pelota, me enrede y me caí, un papelón y él se reía y me dice, me querés hacer una rabona a mí, dale uruguayo. Quedó para la historia y siempre me quedó el nombre rabón, él me decía así, una experiencia muy linda.”

“En el exterior, por ejemplo, una persona me fue a esperar al aeropuerto con un cartel que decía Carmona, y yo pensé que me estaban esperando a mí pero era otro Carmona, nos saludamos y nos vamos, de repente llegamos a un evento, entramos pero no había ambiente de fútbol, había gente de corbata, mujeres elegantes, era un evento, vinieron con una copa de whisky la cual rechace. Había computadoras, estaba en un evento de tecnología y esperaban a un profesor, les dije que era jugador de fútbol, se habían confundido, y me llevaron de vuelta y salieron en busca del profesor.”

– ¿Cómo fue tu primera experiencia en el exterior?

“Llegué a EE. UU con un dólar en el bolsillo, y pensaba que iba a encontrar a todo el mundo hablando español, pero de casualidad encontré a alguien. Fue muy buena experiencia porque no solo aprendí inglés, sino también portugués e italiano sin haberlo estudiado, al inglés lo hablo casi perfecto.”

“Económicamente me fue super bien y pude consolidarme como futbolista, si bien no fue un fútbol profesional porque en esa época no había fútbol profesional ahí, sino semi profesional, pero se pagaba muy bien y supe hacer muy bien las negociaciones y tener una buena economía. Me fui solo pero realmente fue una experiencia hermosa, hay de todo, hay cosas que uno pasa mal porque se extraña y se sufre un poco, pero la parte económica y el bienestar futbolístico te permite sortear esas adversidades. Fue una de las mejores experiencias de la vida, estuve del año 1986 hasta el 2000.”

– ¿Cuál es el lugar más lindo que visitaste y te gustaría volver?

“Después de haber viajado por Centro América, EEUU, Canadá, España, Italia, creo que me quedo con Ibiza, no la noche de Ibiza porque no la conocí, cuando llegué fue lo primero que me dijeron, pero realmente no me intereso, yo fui a trabajar y a ganar dinero, no conocí la noche no solo en Ibiza, no la conocí prácticamente en ninguno de estos países. EEUU fue muy bueno también, pero creo que Ibiza me deslumbró, el mar, el agua transparente, hay algunos videos míos entrenando en las montañas. Me la recorrí toda corriendo, estacionaba el auto en algún lugar y corría 10km, al otro día lo mismo.”

“Te cuento otra anécdota, nade cincuenta metros, después me asuste porque estoy grande, en ese momento tenía 55 años, para subir al yate de Messi, salimos 5 nadando, llegó uno solo, pero eran todos jóvenes, yo digo, yo me voy capaz me da algo en el agua y me ahogo por ver a Messi.”

Leyenda dentro y fuera de la cancha

¿Sos fundador de una asociación no?

“Si, estábamos en el shopping con mi hija Agustina y me dice, papá vos no estas acá en el libro Guinness, entonces empecé a indagar sobre el proceso y cuando gane el primer Guinness en el 2010 a mí me pareció que no era bueno que quedara ese gran logro para Uruguay y para el mundo en un cajón o en un mero retrato, entonces se nos ocurre fundar la asociación civil Hacele un gol a la vida, para transmitir valores, contar mi experiencia personal, recorrer el país, el exterior y ayudar a la gente más carenciada y más necesitada, entonces fundamos esta asociación civil con la cual hace once años venimos trabajando social, cultural y educativamente, fomentando la práctica creativa del deporte, colaborando con alimentos, dando charlas en distintos lugares.”

“Tengo cientos de reconocimientos, muchísimos premios a nivel futbolístico y a nivel de asociación y es un logro que también es parte de este proyecto. Trabajamos a través de mi imagen y mi historia en escuelas, y lo vamos llevando adelante de una gran manera y sirviendo a la sociedad que es lo que más importa realmente, dejar un mensaje. Ha sido un éxito porque a través del fútbol hemos logrado grandes cosas y es gratificante.”

– ¿Tienes alguna persona como fuente de inspiración?

“Considero que no estaría acá si no hubiera sido por dios, yo realmente considero que dios me eligió para este mensaje, para esta profesión, me dio un físico privilegiado, si bien hay que cuidarlo me dio un físico envidiable. Estoy sano a pesar de tener 7 operaciones, 6 quebraduras todo por el fútbol y si bien no fui millonario en el fútbol, pero sí soy rico y millonario en salud y en cumplir los objetivos que me tracé, tengo a mi familia de sostén, mi esposa me ha apoyado mucho, mis hijos como eran chicos no lo entendían y hoy en día, Agustina sobre todo me dice, papá estás loco, te vas a lastimar, ¿vas a seguir corriendo? La gente me pregunta hasta cuando voy a jugar, mientras alguien me contrate pienso seguir jugando.”

– ¿Cuál es el rasgo de tu personalidad del cual te sientes más orgulloso?

“El carácter, soy muy frontal, no me negocian con trampas, soy muy respetuoso, no me meto con nadie, soy agradecido. Te trato a vos como trato a un periodista de la BBC de Londres. Soy muy transparente y soy de defender las cosas, trato de ser justo, eso me parece que es una virtud, hago lo que se me da la gana, no le debo favores a nadie y no le pido favores a nadie, lo que logre, lo logre solo con esfuerzo contra viento y marea, con discriminaciones, con puertas cerradas, con palos en la rueda.”

– ¿Con qué palabras definirías tu vida hasta el momento?

“Me considero una leyenda, yo uso una frase de gatillo, hay Carmona para rato, porque pienso que hay para rato, me parece que es la palabra que realmente viene bien, la que más se acomoda, yo definiría mi vida de esa manera, como una leyenda.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *