Benito Mussolini y su intervención en el Mundial de 1934

Italia 1934 no fue un mundial más, Mussolini hacía uso de su poder e Italia se consagraba campeona del mundo siendo el primer país europeo en conseguirlo.


Un régimen fascista

Iniciemos explicando quien fue Mussolini: Nacido en Predappio, Italia el 29 de Julio de 1883 (Y fallece en Giulino, Italia el 28 de Abril de 1945) fue un político, militar y dictador, también presidente del Consejo de Ministros Reales de Italia desde 1922 hasta 1943 y Duce de la Republica Social Italiana desde 1943 hasta 1945

El dictador inicio intentando que la sede de la primer Copa del Mundo sea en tierras italianas, lo cual fracaso ya que se disputo en Uruguay, pero esto llevo a que Mussolini tomara cartas en el asunto.

Para el Mundial 1934 el puesto de organizador se lo disputaban Suecia e Italia, y ya en esa instancia la mano del Duce se haría notar ya que amenazo a Suecia para que se bajara de dicha disputa y dejar al pueblo italiano como el organizador, lo cual termino consiguiendo, también presionando a los directivos para cambiar el reglamento y llevar figuras sudamericanas a defender la camiseta Azzurra.

El fútbol como propaganda del poder

Su siguiente movimiento fue mediante la propaganda, que consistía en jugadores jóvenes italianos pisando una pelota y realizando el saludo Fascista, esto convirtió la Copa del Mundo de 1934 en la vitrina del régimen Fascista de Mussolini, donde se vio al dictador en todos los partidos del torneo y las gradas se vistieron de camisas negras.

En algunos relatos se comenta que Benito visito a Giorgio Vaccaro, presidente en ese momento de la Federación Italiana, para exigirle de manera intimidante que ganara dicho torneo.

En base a crónicas de aquella disputa y los relatos de los presentes en ese momento, se destacan los bochornosos amaños a favor de Italia, donde se hace énfasis en el partido vs España, la llamada “Batalla de Florencia” (Bautizada así por Jules Rimet), donde se fueron lesionados 7 jugadores ibéricos, entre ellos el histórico guardameta Ricardo Zamora y se anularon 2 goles lícitos, que dejaron a Italia ganador de esa llave de Cuartos de Final.

Tanto repercutió dicho arbitraje, que el árbitro central René Mercet fue expulsado de por vida, tanto de la FIFA como de la Federación Suiza

Para el encuentro semifinal, Italia se enfrentaba al poderoso equipo de Austria, al cual derroto por la mínima, sin faltar la ayuda arbitral para el conjunto de la “bota”.

Presión y más

Gracias a esto, Italia disputaría su primer final de la Copa del Mundo ante un estupendo seleccionado como lo era Checoslovaquia, en dicho partido, la mano del Duce se vio en el entretiempo, donde la leyenda cuenta que ingreso al vestuario uno de sus subordinados con un mensaje que decía «Señor Pozzo, usted es el único responsable del éxito, pero que Dios lo ayude si llega a fracasar». Con esta presión, los jugadores salieron al segundo tiempo a jugarse la vida, literalmente.

Sin embargo, el conjunto checo logro adelantarse en el marcador y colocar 2 balones en los postes, acto por el cual seguramente esta sería otra historia, pero a falta de 8 minutos para el final Italia logro igualar el marcador para finalmente lograr vencer en el tiempo extra.

De esta manera, Benito Mussolini lograba cumplir la meta de tener la Copa del Mundo en su poder y usándola de pretexto perfecto para que su dictadura siga en pie, con la base en los 11 hombres que demostraron el poderío, la garra y el hambre de victoria italiano dentro del campo de juego.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*